miércoles, 5 de julio de 2017

El padre Custodio Ballester es una excusa: el objetivo es la Iglesia Católica

Estamos ante el totalitarismo de lo políticamente correcto, dirigido por los partidos políticos y otros lobbies de poder. La libertad de expresión, de pensamiento y de religión han muerto para los católicos

A las declaraciones del P. Custodio Ballester, predicador de la moral católica, se le amenaza con la cárcel por decir lo mismo que los imanes musulmanes, que los evangelistas y que otras religiones implantadas en este país ¿Por qué?

"Lo políticamente correcto", dictadura del siglo XXI.

Recuerdo que en el año 1972 y hasta la muerte de Franco debíamos tener sumo cuidado en donde hablábamos y con quién hablábamos de libertades, de política y de democracia. Los chivatos de la policía y la misma policía social se camuflaba entre los obreros, las parroquias y los estudiantes universitarios, para tomar nota de lo que se hablaba. Si no era apropiado para el censor de turno, venían, te detenían y pasabas al anonimato . Tus amigos te buscaban y nadie daba una respuesta fiable sobre tu estado, a no ser que tu familia tuviera influencias entre los del régimen, especialmente la policía o el gobernador civil .  En aquellos tiempos, incluso había una cárcel en Zamora- la cárcel del concordato- para encarcelar a los curas rebeldes al franquismo. Estábamos en la época final de la dictadura. Éramos una sociedad vigilada, controlada y amenazada.



Actualmente, el Estado Español dispone de una Constitución a la que deben acatar las Comunidades Autónomas y todas las instituciones del Estado . Se deberían promulgar leyes acordes con la Constitución, garantía suprema de las libertades democráticas. Sin embargo, su articulado se ha pervertido hasta el extremo que hasta los propios ayuntamientos deciden, a veces, normativas que contradicen la propia Constitución.

La libertad de expresión en la Constitución Española  queda recogida en su artículo 20 del Título I. De los derechos y deberes fundamentales. Los puntos  1 y 2  del mencionado artículo describen claramente la libertad para difundir las propias ideas, pensamientos  y opiniones, así como para recibirlas.
Art. 20.
  1. Se reconocen y protegen los derechos:
  1. a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
  1. b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
  1. c) A la libertad de cátedra.
  1. d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.
  1. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.
Y en su artículo 16 se contempla la libertad religiosa de todos/as los españoles:
Art. 16. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.
Si tenemos en cuenta que las opiniones del padre Custodio Ballester forman parte de una homilía dirigida a católicos en su parroquia ¿Dónde está el delito específico de este sacerdote?. Digo específico porque, insisto, son idénticas a las de los imanes en sus mezquitas y a la de otras confesiones religiosas y  porque son declaraciones que hacen referencia a la doctrina de  un credo religioso en un ámbito parroquial y dirigido a fieles católicos.

Varios son los aspectos que se pueden considerarse "agravantes" de sus palabras.
  • De entrada , los independentistas  catalanes le tienen gana por sus manifestaciones contra la independencia en varios medios de comunicación. Sería el enemigo político.
  • Por decir claramente a sus fieles en su parroquia lo que dice la doctrina católica sobre la homosexualidad, saltándose la totalitaria ley no escrita de "lo políticamente correcto".  Movimiento LGTBI, la CUT, ERC, Ciudadanos, PSE y PDeCAT serían los enemigos ideológicos.
  • Porque, contrariamente a lo que se hace en otros lugares religiosos, aquí se le grabó en un vídeo por un chivato de la Generalidad, actualmente chupando `presupuesto del ayuntamiento de Hospitalet de Llobregat con la sola finalidad de poder llevarlo a la fiscalía. Al padre Custodio Ballester se le vigila desde hace tiempo, incluso cuando hace sus necesidades, estando sometido a presiones y acoso sistemático, con el único fin de doblegarlo. Políticos, movimientos sociales LGTB, sanguijuelas institucionales, y los curas de la progresía independentista, sería el entramado  de los que le tienen gana.
  • Para atacar a todos aquellos que discrepen de lo "políticamente correcto", se han inventado el mantra indefinible, inobjetivable del odio. Pero estamos constantando que solo odian aquellos que discrepan de lo políticamente correcto, los demás hacen un ejercicio de libertad de expresión. Claramente, nuestras libertades se han pervertido. Ya no somos ciudadanos libres amparados por igual en la Constitución. Ahora nuestra libertad depende de los jueces, de las instituciones de turno, de los grupos políticos de turno, según nuestro "delito" entre o no en lo políticamente correcto y del odio que genere según interpreten aquellos que se mueven en el ámbito de lo políticamente correcto. Nos juzgan los mismos que dicen sentirse odiados. La sentencia está echada.
En la mencionada homilía dice textualmente que la homosexualidad es "un pecado gravísimo", y él sabe bien que no es así[pullquote]P. Custodio Ballesr: "La homosexualdad en sí misma no es pecado"[/pullquote]. La Iglesia Católica no considera pecado a la homosexualidad, sino al acto homosexual, como a la relaciones sexuales fuera del matrimonio, como la masturbación y toda actividad, de obra o pensamiento, que incumpla el sexto mandamiento. Se le  puede criticar que es una moral sexual excesivamente restrictiva, superada en el siglo XXI, como infinidad de colectivos lo hacen, pero no deja de ser, hoy por hoy, la moral sexual católica. Una moral que obliga a los católicos y que no se impone a ningún otro ciudadano.

Para finalizar, la imagen que sigue y que he retocado por ser sumamente escandalosa, no incita al odio, es respetuosa y, por tanto, sus autores quedarán sin pasar por la fiscalía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Prevención del suicido: Un teléfono de la esperanza para los sacerdotes irlandeses

El enemigo de la Iglesia se encuentra en su seno. Cada vez se nota más su labor destructiva, sin que la reacción por parte de los segui...