lunes, 10 de julio de 2017

Prevención del suicido: Un teléfono de la esperanza para los sacerdotes irlandeses



El enemigo de la Iglesia se encuentra en su seno. Cada vez se nota más su labor destructiva, sin que la reacción por parte de los seguidores de Cristo sean lo necesariamente contundente.


La Iglesia  Católica está pasando una gran crisis, tanto en el clero como entre los seglares. Por tanto, en lo más profundo de sus cimientos. Nos movemos entre la fidelidad al evangelio  y la presión política y mediática de la cultura postmoderna;  entre la doctrina tradicional católica y la penetración en el tejido social de unos valores absolutamente contrarios a lo que nos demanda nuestra fe.


Cada vez nos alberga más el sentimiento de "bicho raro", de marginalidad en una sociedad en donde se han impuesto un individualismo radical, un sentimiento de que todo es igualmente válido siempre que el individuo lo desee. La única referencia es el individuo sin compromisos, atrapado en un narcisismo megalomaniaco, endiosado y convencido de su verdad como único referente de actuación moral hacia sí y hacia los demás.

miércoles, 5 de julio de 2017

El padre Custodio Ballester es una excusa: el objetivo es la Iglesia Católica

Estamos ante el totalitarismo de lo políticamente correcto, dirigido por los partidos políticos y otros lobbies de poder. La libertad de expresión, de pensamiento y de religión han muerto para los católicos

A las declaraciones del P. Custodio Ballester, predicador de la moral católica, se le amenaza con la cárcel por decir lo mismo que los imanes musulmanes, que los evangelistas y que otras religiones implantadas en este país ¿Por qué?

"Lo políticamente correcto", dictadura del siglo XXI.

Recuerdo que en el año 1972 y hasta la muerte de Franco debíamos tener sumo cuidado en donde hablábamos y con quién hablábamos de libertades, de política y de democracia. Los chivatos de la policía y la misma policía social se camuflaba entre los obreros, las parroquias y los estudiantes universitarios, para tomar nota de lo que se hablaba. Si no era apropiado para el censor de turno, venían, te detenían y pasabas al anonimato . Tus amigos te buscaban y nadie daba una respuesta fiable sobre tu estado, a no ser que tu familia tuviera influencias entre los del régimen, especialmente la policía o el gobernador civil .  En aquellos tiempos, incluso había una cárcel en Zamora- la cárcel del concordato- para encarcelar a los curas rebeldes al franquismo. Estábamos en la época final de la dictadura. Éramos una sociedad vigilada, controlada y amenazada.

Respeto al ser humano: No a la eutanasia de enfermos mentales crónicos

El respeto al ser humano  debe ser incuestionable. Hay profesionales de la medicina, organizaciones proeutanasia y órdenes religiosas catól...