miércoles, 21 de junio de 2017

Pablo Iglesias no sabe qué hacer en el Parlamento y desea dirigir la Iglesia Católica

Cuando no se tiene ni idea de política, no de la teórica, no de la que se imparte en las aulas, sino de la política objetiva, de la real, de la que necesita la ciudadanía para que se vean resueltos los múltiples problemas a los que debe encarar cada día, el ignorante se dedica a realizar pases de modelos en el parlamento, a dar besos a diestro o siniestro, a realizar histérico-narcisísticas llamadas de atención, a sacudir moscas con el rabo o bien a dar lecciones de teología y de organización a la Iglesia Católica.

Y esto es a lo que se vienen dedicado los de Podemos y muy especialmente Pablo Iglesias y Echenique. Ahora toca el turno a la Conferencia Episcopal Española (CEE). Según Pablo Iglesias la CEE está abiertamente en contra del Papa Francisco porque no han salido elegidos los que él denomina “los obispos de Francisco”, “más Franciscos y menos Cañizares”. Opina sin saber, opina por el mero hecho de que los medios de comunicación está dando una imagen del Papa Francisco absolutamente distorsionada, una imagen a su favor, como si el discurso papal fuera un discurso partidista.

Sr. Pablo Iglesias, no hay diferencias de contenido entre los que dice el Papa Francisco y lo que dice el cardenal Cañizares. Documéntese, y no digas barbaridades, no confunda sus deseos con lo que es la realidad doctrinal de la Iglesia Católica. No hay aproximación entre lo que usted persigue de forma totalitaria y excluyente y el discurso conciliador e inclusivo de la Iglesia. La pastoral de la iglesia actual es abierta, tolerante y diversa. Su pensamiento, por el contrario,  es totalitario, excluyente y de pensamiento único. Lo suyo es “o estás conmigo o estás contra mí”.

Sr. Iglesias, Sr. Echenique, su intolerancia, su no aceptación de la diversidad de pensamiento de la ciudadanía española se ha visto reflejada en su oposición a que se emita la Misa en  TV2, cuando es un servicio público a una serie de ciudadanos que pagan sus impuestos, aunque no piensen como usted. Un servicio público que con igual derecho se le da a otras creencias religiosas. Entonces, ¿porqué esa inquina, porqué ese odio hacia los que nos consideramos católicos?.

Su cristianofobia le lleva incluso a mentir. Miente cuando afirma que el Sr. Cañizares, “envió al infierno a los gays”. Y después, en un alarde de no entender en absoluto lo que significa ser cristiano, o católico dice ” y que conste que a mí el Papa Francisco me gusta”. Confunde la Iglesia con su partido en donde aplica aquello de “al que no me gusta lo defenestro … y punto, léase Errejón”.

Sr. Pablo Iglesias, olvídese de los ciudadanos que pagan sus impuestos pero que no piensan como usted, sea menos totalitario y algo más demócrata y su mensaje políticosocial llegarán a muchos más ciudadanos.
Y trabaje en el Parlamento en temas de política real… que ya no estamos “divagando” en la facultad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Familia Vicenciana: 400 años de luces y sombras.

Durante 400 años de carisma vicenciano han existido más luces que sombras  Por mi trabajo he tenido que relacionarme bastante ...